ANÁLISIS DE RESULTADOS.

Los resultados obtenidos en general con los pacientes postlocutivos son muy favorables en los primeros seis meses. Rápidamente avanzan en las fases del tratamiento propuesto y se sitúan (generalmente) en poco tiempo en la última fase (comprensión con ruido de fondo) que es la más complicada.
Para poder pasar a las siguientes fases deben haber superado de media el 90% de los ítems propuestos en cada fase en diferentes evaluaciones. El logopeda en este sentido puede establecer una línea de base desde la que partir e ir pasando por los distintos objetivos propuestos siempre y cuando se obtengan valores objetivos y haya posibilidad de cuantificarlos de algún modo. El conteo de porcentaje de aciertos/ errores nos puede indicar que existe progreso en el objetivo propuesto y una vez alcanzado un porcentaje elevado durante varias sesiones nos puede alentar a pasar a la siguiente fase.
Los pacientes son capaces de reconocer los sonidos de su ambiente, de modular su voz, mejorar la comprensión en muchas situaciones con y sin lectura labial. El implante se convierte para ellos en un dispositivo imprescindible en sus vidas proporcionándoles seguridad, independencia e integración social y familiar.
Los sordos postlocutivos poseen la memoria auditiva de las palabras que escucharon y el objetivo consistirá en recuperar la representación auditiva de la palabra que escucharon y la asocien con las nuevas que comienzan a escuchar. Este proceso es más rápido cuanta más motivación posea el paciente por intentar superarse y también por la edad y nivel sociocultural. En todos ellos la lectura labial ayuda mucho a comprender en ambientes ruidosos, que por lo general, suelen ser la mayoría de las situaciones. Y este aspecto debemos entrenar en caso de que esté deficitario.
Es necesario tener en cuenta la edad y la cultura general del paciente. Muchas personas mayores comienzan a tener declive en memoria operativa y en velocidad de procesamiento y por tanto su rendimiento en el procesamiento de oraciones es bastante menor. Además si no posee un léxico abundante muchos de los ejercicios no los va a identificar porque no conoce la palabra. Se convierten en grandes reconocedores de palabras aisladas en campo abierto pero aunque se use lectura labial con ellos les cuesta más seguir una conversación o comprender frases largas. Este sería un campo de investigación interesante de cara a un criterio de selección o pronóstico e incluso establecer un criterio muy funcional para establecer el alta de tratamiento.