PAUTAS GENERALES PARA EL PACIENTE CON DISFAGIA

 

PREPARACIÓN PARA EMPEZAR A COMER

 

Adopte una postura cómoda, sentado con la espalda recta y la cabeza inclinada hacia adelante. Si el paciente está encamado deberá estar lo más incorporado posible elevando el cabecero de la cama o utilizando cojines para sujetar su cabeza.

Evite distracciones como la TV, la radio, etc. Relájese y piense en cómo va a realizar la comida. Evite comer si está adormilado o no consigue un ambiente tranquilo.

La persona que le va a dar de comer debe estar colocada a la altura de los ojos  justo por debajo, para evitar que mire hacia arriba o trague en una postura peligrosa.

Siga los pasos indicados por su logopeda y recuérdelos antes del inicio de cada comida.

 

CONSEJOS DURANTE LA COMIDA

 

No hable mientras coma.  Mastique bien el alimento, para preparar bien el bolo alimenticio. Es importante que haya un familiar o cuidador acompañándole.

Coma de forma lenta y consciente. Piense en su deglución e intente recordar las estrategias que ha aprendido para realizar una deglución segura.

Utilice  volúmenes pequeños, no más de una cucharilla de postre cada vez. Compruebe que se ha tragado la cucharada previa antes de introducir otra.

En caso de dificultad para tragar sólidos se deben evitar los alimentos que se desmenucen y formen pequeñas bolas en la boca, los alimentos secos.  Es aconsejable ablandar los alimentos sólidos con salsas, leche o caldo etc.. para conseguir tragarlos más fácilmente.

En caso de dificultad para tragar líquidos utilizar consistencia semisólida  y una sola textura  (yogur, fruta en purés, cremas) hay que evitar, por tanto, los líquidos de consistencia fina o ligera (agua, caldo o té).  Usar espesantes. Es importante proporcionar al organismo hidratación.

NUNCA utilizar jeringas o pajitas para alimentarse.  Pregunte a su logopeda si en su caso está permitido.

Si usted utiliza prótesis dentales deben estar bien ajustadas, si no es así coma sin ellas y adapte la comida.

No emplear más de 30 minutos para comer pues perdemos concentración y aparece  la fatiga.

 

AL FINALIZAR LA COMIDA

 

Vigile si le quedan restos después de tragar, si presenta tos o voz húmeda.

Lávese bien la boca para asegurarse que no permanece  alimento retenido. Es necesario lavar los dientes después de cada comida.

Repose la comida, no realice ningún ejercicio que requiera esfuerzo. Mantenga una postura incorporada durante 45 minutos.

Si tiene la sensación de alimento pegado a la garganta avise a su cuidador o familiar.