PAUTAS DE ESTIMULACIÓN EN EL DESARROLLO DEL LENGUAJE.

 

  • Motive al niño para que le interese la comunicación, a través de actividades que le puedan interesar.
  • Háblale despacio, de forma clara y tan a menudo como sea posible.
  • Háblale correctamente, no imites su forma de hablar y no insitas en que repita para mejorar su pronunciación.
  • Para favorecer el contacto visual sitúese delante del niño para que pueda observar los movimientos de sus ojos y su boca.
  • Utilice un lenguaje simple, con frases cortas y bien estructuradas (no emplear un lenguaje infantil). Puede ampliar las producciones del niño agregando palabras que falten.
  • No le deberemos negar la oportunidad de que aprenda intentando hacerlo solo, no atosigarle.
  • Marca los turnos de intervención para que respete los turnos de comunicación.
  • No corrijas inmediatamente los errores del niño, repite el error que ha cometido y hazlo de manera correcta.
  • Imite los sonidos o palabras que intenta comunicarnos.
  • Favorecer las situaciones en las que el niño emite sonidos o palabras de manera que se pueda reforzar la conducta lingüística.
  • Cuando inicie una conversación, intente que se mantenga el mayor tiempo posible.
  • Ayude al niño a asociar palabras a imágenes, figuras, objetos….
  • Recompense el esfuerzo lingüístico realizado por el niño para que se vuelva a repetir esa conducta.
  • Realice actividades que resulten lúdicas para el niño para estimular el lenguaje espontáneo.
  • Para trabajar la atención y la comprensión hacerles preguntas sobre un cuento que estemos leyendo o sobre actividades que ha realizado a lo largo del día.
  • Hablarle de personas, hechos u objetos que estén presentes en el contexto habitual del niño. Si es más mayor de acontecimientos pasados y futuros.
  • Cuando se realizan actividades interesantes para el niño, comentar con él lo que ha ocurrido, lo que está ocurriendo en cada momento, etc., para favorecer la narración de experiencias cotidianas y hechos significativos, además, de los hábitos de ordenación temporal.
  • Dígale pequeñas frases para que él las repita y léale con frecuencia cuentos en voz alta.
  • Jugar a imitar sonidos del entorno, diciéndole de dónde proceden y animándole a que los imite así como movimientos de la cara como puede ser: hacer pedorretas, lamerse los labios, lengua fuera de la boca…
  • Fomentar el juego imaginativo mediante objetos, láminas y cuentos para estimular su comunicación, potenciar su curiosidad e imaginación.
  • Contesta a las preguntas que supongan una ampliación de conocimientos e insistir hasta que quede resuelta la duda.
  • Aprovecha las ocasiones en las que el niño quiere hablar contigo, escuchar lo que nos quieres decir dejándole terminar lo que nos quiere decir.
  • No darle consejos sobre como tiene que hablar porque supondría la perdida de su identidad y espontaneidad del lenguaje.