Criterios de identificación del TEL

 

Debido a que todavía no existe la identificación del TEL a partir de un marcador biológico se debe recurrir a su identificación con criterios de exclusión e inclusión.  El logopeda debe estar más familiarizado con estos criterios ya que es la manera de poder establecer la identificación del niño con TEL:

 

Criterios de exclusión  según Stark y Tallal (1981) se caracteriza por presentar un nivel auditivo de 25 dB en frecuencias conversacionales, indicadores emocionales y conductuales normales,  un CI de ejecución superior a 85, sin presencia de signos de alteración neurológica y con destrezas motoras del habla normales.  Según Leonard (1998)  1,25 DT por debajo de la media en tests de lenguaje, CI igual o superior a 85,  supera un screening auditivo en frecuencias conversacionales,  sin episodios recientes de otitis media,  sin evidencia de ataques, parálisis cerebral ni lesiones cerebrales,  ausencia de anomalías estructurales orales,  sin problemas de motricidad oral.  Ausencia de síntomas positivos de interacción social y de restricción de actividades.

 

Criterios de discrepancia

Discrepancia cronológica: 12 meses o más de diferencia entre edad cronológica y Edad lingüística expresiva, 6 meses o más de diferencia entre edad cronológica y edad lingüística receptiva.

Discrepancia cognitiva: 12 meses o más de diferencia entre edad mental y edad lingüística expresiva, 6 meses o más de diferencia entre edad mental y edad lingüística receptiva.

 

Criterios basados en el desarrollo

El TEL frente al Retraso del Lenguaje: persistencia y resistencia al tratamiento (Monfort y Juárez, 1993).

 

Criterios de especificidad

Que esté afectado específicamente el lenguaje y solo el lenguaje pone en debate el enfoque modular y el de procesamiento de la información.  Hay estudios que muestran que los problemas lingüísticos de los TEL  se pueden presentar conjuntamente en otros trastornos.

 

Discrepancia intralingüística

Unas habilidades lingüísticas están relativamente bien desarrolladas en el TEL, mientras otras están alteradas. Las habilidades alteradas se pueden considerar como predictores lingüísticos del TEL.  El propio curso evolutivo y la respuesta al tratamiento siguen siendo los principales predictores. En general, la comprensión del vocabulario pudiera ser el principal predictor de un posible TEL.

 

En el estudio sobre los procedimientos de identificación del trastorno específico del lenguaje de Vera, J., et. al. (2012) se menciona  que la mayoría de los profesionales que cuentan con más de 10 años de dedicación a la profesión, conceptualizan el TEL, en causas biológicas y cognitivas como criterios de exclusión, y únicamente déficits lingüísticos, como criterios de inclusión